El enigma de la magnitud del paro juvenil

Pocas cifras alarman más a españoles y extranjeros que la regularmente publicada de un desempleo juvenil superior al 50 por ciento. Los extranjeros, en concreto, sin poder creerse el dato, se sorprenden de que el país se muestre tan pacífico y que no prendan las protestas. La verdad es que el índice de desempleo de quienes tienen entre 16 y 24 años probablemente se sitúe en menos de la mitad de la cifra oficial.
http://elpais.com/elpais/2013/04/22/opinion/1366640373_850964.html

Chipre peligra como centro financiero

Durante casi 40 años, Chipre ha constituido un problema político y de seguridad para la comunidad internacional debido a la división de facto de la minúscula isla por la Línea Verde controlada por Naciones Unidas tras la invasión turca en 1974, a raíz de un golpe de Estado impulsado por partidarios de una unión con Grecia.

Actualmente, Chipre, o más concretamente el sur greco-chipriota de la isla (reconocido internacionalmente a diferencia de la parte norte ocupada por Turquía), amenaza con convertirse en un problema financiero gordo a causa del controvertido paquete de rescate. Este incluye un impuesto sin precedentes y enormemente impopular para los titulares de depósitos en los bancos chipriotas que cambia peligrosamente las normas de los rescates diseñados hasta ahora por la Unión Europea (UE), el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo.

El impuesto, tal como está en este momento, recaudará 5.800 millones de los 10.000 millones de euros que se necesitan para consolidar la economía y recapitalizar los bancos, que están muy expuestos a los bonos soberanos griegos y que sufrieron importantes pérdidas cuando se reestructuró la deuda griega. Chipre también se ha visto afectado por la caída de la demanda de sus productos por parte de Grecia, que es un vecino cercano y un socio comercial, desde que empezó la recesión griega.

El sistema bancario chipriota es desproporcionadamente grande: es aproximadamente siete veces más grande que el PIB chipriota, y por tanto es demasiado grande para que el Gobierno chipriota lo rescate solo (es lo mismo que le sucedía al Gobierno español en 2012), a diferencia del Gobierno británico que en 2008 acudió al rescate de sus bancos afectados por la crisis, Royal Bank of Scotland y Lloyds. Al igual que ocurrió con Irlanda, la causa de la crisis chipriota reside en sus bancos pero, a diferencia de Irlanda, se va a penalizar a los depositantes chipriotas.

Jeroen Dijsselbloem, el ministro de Economía holandés, que preside el Eurogrupo de los ministros de Economía, justifica las condiciones del paquete de rescate para Chipre con el argumento de que como es “una contribución a la estabilidad financiera de Chipre, parece justo pedir a todos los titulares de depósitos que contribuyan”.

La troika castiga a la isla por permitir el blanqueo de capitales rusos, según varios analistas
Parece que el sufrimiento se está generalizando de forma democrática puesto que el impuesto afecta a todos los depositantes. La UE podría haber penalizado solo a los depositantes no asegurados —los que tienen más de 100.000 euros (un número significativo de los cuáles son rusos)— pero decidió gravar tanto a los ricos como a los pobres. El plan de protección de los depósitos chipriotas cubre los depósitos de hasta 100.000 euros, en caso de que se hunda un banco. Pero no se ha hundido ningún banco (sin los 10.000 millones de euros, todo el sistema bancario podría derrumbarse muy rápido), por lo que el plan no procede.

Puede que este planteamiento respete la letra de la ley, pero no el espíritu de la garantía de depósitos. Se podría proteger totalmente a los depósitos garantizados gravando con un impuesto más elevado a los depósitos que superan el umbral de los 100.000 euros, como sugirió el presidente Nikos Anastasiadis.

Se está obligando a los depositantes más pobres a ayudar a los más ricos, lo cual levanta la sospecha de que el Gobierno quiere salvar lo que pueda del modelo bancario offshore [donde los no residentes no tributan], aunque parece que su atractivo va a disminuir. Si se produce una retirada de fondos masiva cuando los bancos vuelvan a abrir, el centro offshore podría desaparecer. Quizás es lo que quiere la UE.

Algunos analistas en Nicosia dan a entender que la troika está “castigando” a Chipre (es decir, a los greco-chipriotas) por facilitar supuestamente la transferencia ilegal a la isla en la década de 1990 de miles de millones de dólares del Gobierno de Slobodan Milosevic, el expresidente serbio, por rechazar el plan de Kofi Annan en 2004 para reunificar Chipre (aceptado por el 65% de los turco-chipriotas en un referéndum y rechazado masivamente por el 76% de los greco-chipriotas) y por no tomar medidas lo suficientemente duras para evitar que los rusos usen los bancos chipriotas para blanquear dinero.

Esta sospecha puede parecer descabellada, aunque el anterior presidente, el comunista Dimitris Christofias, mantuvo una estrecha relación con Moscú y obtuvo un préstamo de 2.500 millones de euros en 2011, ante la consternación de la UE, en vez de dirigirse a Bruselas para pedir ayuda. A finales de 2012, los bancos rusos tenían cerca de 9.000 millones de euros en los bancos chipriotas, y las empresas 14.400 millones de euros, según la agencia de calificación crediticia Moody’s. Los depositantes de la eurozona son principalmente griegos que han trasladado sus ahorros a Chipre por ser un refugio seguro y para protegerse así de su propia crisis financiera.

El conservador Anastasiadis, elegido en febrero pero sin mayoría en el Parlamento (cuenta con 28 de los 56 escaños), asegura que se compensará a los ahorradores con acciones en sus bancos, lo que podría no tener ningún valor si la crisis bancaria se agrava, o si no, con una parte de la nueva riqueza gasística chipriota.

Debajo del lecho marino de la cuenca de Levante, cerca de Chipre, se calcula que hay 3,45 trillones de metros cúbicos de gas, aproximadamente lo que consume el mundo en un año, según el Estudio Geológico de Estados Unidos. La parte septentrional de la cuenca se encuentra en aguas chipriotas, mientras que gran parte del resto está en aguas israelíes o libanesas.

Turquía, que no reconoce la soberanía de Chipre, y la parte de Chipre controlada por los turcos también han reclamado su derecho sobre el gas y están realizando perforaciones para extraerlo.

El gas podría transformar radicalmente la economía chipriota, pero la producción no se va a iniciar en un futuro inmediato. Mientras tanto, el presente es sombrío.

Por una economía más diversificada

Nadie debe sorprenderse de la tasa de desempleo del 24,6%. Lo que sí llama la atención es que España genera el 11% del PIB de la zona euro y tiene el 32% del total de desempleados (17,8 millones) de los 17 países que usan la moneda común. Alemania, en cambio, contribuye con el 30% del PIB de la zona euro y sus desempleados (2,8 millones) representan el 15,8% del total.

En mi pueblito en Castilla-La Mancha, unas 30 personas respondieron a un anuncio del Ayuntamiento para el puesto de bibliotecario, incluyendo alguien de las islas Canarias.

¿De dónde van a salir los nuevos puestos de trabajo estables? Evidentemente, no de la construcción, y tampoco de las Administraciones públicas. Y con 1,73 millones de hogares en los que todos sus miembros están en paro, la red familiar está dejando de ser un colchón.

El desafío radica en establecer una economía más diversificada. Para ello hará falta al menos una década, y esto supone que el modelo económico se mueve en la buena dirección (no lo veo) y que el sistema educativo mejora, empezando por la altísima tasa de abandono escolar prematuro (26,5% en 2011, el doble de la UE, y esto en un país con tantos parados).

Carta en El País.

http://elpais.com/elpais/2012/08/08/opinion/1344445067_976591.html

Chipre: una reunificación aplazada

Chipre, dividido desde la invasión turca de 1974, ha asumido la presidencia de la Unión Europea el 1 de julio, en un momento en el que el problema de la reunificación de la isla está lejos de solucionarse y cuando Ankara, que lleva siete años negociando sin apenas éxito su entrada en la UE, se niega a tener nada que ver con esa presidencia, ya que no reconoce a la República de Chipre. En palabras del presidente turco Abdulá Gül, la República de Chipre es un “país a medias, un país incompleto” que ha asumido una “presidencia a medias”.

El conflicto de Chipre, al igual que los del Sáhara Occidental y Palestina, se ha convertido en sinónimo de contencioso internacional insoluble. También pone en peligro la entrada de Turquía en la UE y, al estar Chipre fuera de la OTAN y Turquía dentro, las diferencias entre ellos obstaculizan la cooperación entre la UE y el Pacto Atlántico. “Comprendiendo que nunca serán una potencia mundial, los chipriotas han decidido conformarse con ser una molestia para el mundo”, declaró George Mikes, escritor británico de origen húngaro, más conocido por sus comentarios jocosos sobre diversos países.

El espinosísimo problema de Chipre lo agrava en la actualidad el contencioso por las prospecciones offshore de petróleo y de gas en la zona de Afrodita, que han enfurecido a Ankara. Es posible que el yacimiento, situado en la zona económica exclusiva (ZEE) de la República de Chipre, sea rico en ambas materias primas. El año pasado, la firma Noble Energy, con sede en Texas, descubrió un potencial de entre 5 y 8 billones de metros cúbicos de gas natural. Lo ideal sería que toda esa riqueza energética fomentara las perspectivas de reunificación, no que las frustrara todavía más. Después de todo, Afrodita es la diosa del amor. Para mayor complicación, la compañía operadora de Noble es en un 30% de capital israelí, ya que parte del yacimiento está en la ZEE de Israel. Mientras que las relaciones turco-israelíes, antes estrechas, se han deteriorado enormemente desde mayo de 2010, a causa del ataque israelí (en el que murieron nueve turcos) contra una flotilla de ayuda de bandera turca que trataba de romper el bloqueo impuesto a Gaza, las relaciones entre Nicosia y Tel Aviv nunca han sido mejores. Chipre e Israel firmaron hace poco acuerdos en materia de defensa y cooperación, al tiempo que este mismo año cazas turcos perseguían a aviones israelíes por “vulnerar” el espacio aéreo de la República Turca del Norte de Chipre (RTNC), no reconocida internacionalmente, que ocupa un tercio de la isla. La RTNC se proclamó unilateralmente en 1983, nueve años después de que Turquía invadiera Chipre tras una serie de enfrentamientos entre las comunidades y de que los greco-chipriotas trataran de incorporarla a Grecia.

Durante su presidencia, los greco-chipriotas quieren evitar a toda costa dar munición a Turquía sobre la reunificación. Sin embargo, es inevitable que este asunto atraiga las miradas, aunque solo sea porque los dirigentes de la UE conocerán de primera mano la situación de este diminuto país, dividido por la Línea Verde, patrullada por más de 900 soldados y policías de una fuerza de paz de la ONU.

La ONU rechaza que se trate en una conferencia multilateral hasta que haya pruebas de que las negociaciones están en su última fase
Desde 2008, y a instancias del secretario general de las Naciones Unidas, Dimitris Christofias, presidente de Chipre, ha celebrado más de 150 reuniones con Derviş Eroğlu, líder de la RTNC, y con su antecesor Mehmet Alí Talat. La reunificación de la isla no es una condición imprescindible para la entrada de Turquía en la UE, aunque resulta difícil creer que esta pudiera ocurrir sin un acuerdo, pero sí es insoslayable que se cumpla el protocolo de Ankara de 2005. Desde diciembre de 2006, la Unión Europea ha suspendido las negociaciones sobre ocho de los capítulos que habrían de regir el acceso de Turquía a la UE, porque Ankara no ha abierto sus puertos y aeropuertos al tráfico greco-chipriota. En 2009, Chipre bloqueó la negociación de otros seis capítulos.

Los que ambas partes califican de problemas “esenciales” de la reunificación, aún pendientes, son la elección del Ejecutivo, el número de personas que serían ciudadanos de un Chipre unido y la propia concepción del régimen de propiedad (estrechamente relacionado con las cuestiones territoriales). En concreto, la invasión de 1974 provocó el desplazamiento de decenas de miles de greco-chipriotas y turco-chipriotas.

El problema se ha agravado por el contencioso de las prospecciones de petróleo y de gas en la zona de Afrodita
Christofias hizo algunos progresos con Talat, después del referéndum de 2004 sobre el plan de reunificación de Kofi Annan, exsecretario general de la ONU, y desde entonces las negociaciones “son de los chipriotas y ellos las lideran”, y la ONU facilita el proceso pero no lo dirige. El referéndum, mayoritariamente respaldado por los turco-chipriotas y masivamente rechazado por los greco-chipriotas, que veían en el plan un juego de suma cero, sobre todo beneficioso para la otra parte, se celebró una semana antes de que la República de Chipre entrara en la UE. Una vez garantizada la entrada en la UE, los greco-chipriotas no tenían incentivos para votar que sí.

Christofias no ha hecho apenas avances con Eroğlu, más intransigente, y esta es una de las razones de que no se presente a la reelección en 2013. Ambos dirigentes no se han reunido desde abril; en la actualidad Christofias es un presidente sin futuro y, de facto, las negociaciones están suspendidas.

Ambas partes comparten la idea de una “federación basada en dos zonas y dos comunidades”, pero, mientras que para los greco-chipriotas no sería una separación pura y dura de las dos comunidades sobre bases étnicas, los turco-chipriotas consideran que su futuro depende de contar con un territorio que sea exclusivamente suyo, o casi. La devolución de todos los bienes a sus propietarios greco-chipriotas originales imposibilitaría la creación de una unidad federal turco-chipriota, y la creación de áreas étnicamente homogéneas, que desean los turcos de Chipre, perpetuaría la división de la isla, contraviniendo la libertad de movimientos y el derecho a asentarse en cualquier lugar de la UE que esta propugna. La población de la comunidad greco-chipriota es 2,8 veces mayor que la de la TRNC, cercana a las 300.000 personas. Los greco-chipriotas quieren una federación compacta y un Estado unitario en el que la comunidad turco-chipriota tenga bien garantizados sus derechos, mientras que esta prefiere una federación más laxa, más cercana a una confederación, en la que gran parte de las competencias resida en cada una de las dos entidades, reservando poderes mínimos para el Gobierno central. En una federación, el poder fluye desde el Estado central a las unidades federales; en una confederación, va en sentido contrario.

Para los turco-chipriotas, lo que nacería sería un nuevo Estado, a medio camino entre la República de Chipre, controlada por los greco-chipriotas, y su propia entidad (modelo conocido con el nombre de “nacimiento de la virgen”), mientras que lo que los greco-chipriotas contemplan es una continuación de la República de Chipre, aunque con modificaciones. Los griegos de Chipre se temen que, al haber dentro del nuevo Estado federal una entidad turco-chipriota separada, asociada en igualdad de condiciones, los turcos de Chipre puedan considerar que tal situación les otorga el derecho a propiciar una disgregación como la registrada en Checoslovaquia a comienzos de la década de 1990.

Los turco-chipriotas quieren que el problema se trate en una conferencia multilateral, algo que la ONU rechaza hasta que haya pruebas fehacientes de que las negociaciones están en su última fase. Una situación que ni siquiera se atisba.

Para Turquía, la solución evidente es la partición, una palabra que también está calando entre la comunidad internacional. Sin embargo, esa situación penalizaría sin duda a los greco-chipriotas por la invasión turca de 1974, considerada contraria al derecho internacional. Moralmente, no estaría bien, pero ¿hay que condenar para siempre a los turco-chipriotas a vivir aislados, privándolos del derecho a la autodeterminación porque ambas partes carecen de voluntad política para alcanzar un acuerdo?

Si no pueden pactar una boda (para los greco-chipriotas, el plan de Annan era un matrimonio a punta de pistola), entonces quizá deban acordar amigablemente ir cada uno por su lado.

http://elpais.com/elpais/2012/06/06/opinion/1339008604_161772.html

El declive de la Marca España

Una manera de combatir el declive de la marca España (La marca España cotiza a la baja, EL PAÍS, 2 de mayo) y ser mucho más activo en este campo sería establecer la Comisión de Diplomacia Pública que José Luis Rodríguez Zapatero prometió lanzar, a partir del 2009, en una conferencia en el Museo del Prado en junio de 2008 flanqueado por Kofi Annan, el entonces secretario general de las Naciones Unidas.

“Resulta sorprendente que un país con una lengua tan extendida y una cultura tan atractiva no haya contado hasta el presente con una estrategia e instrumentos de lo que se viene en denominar diplomacia pública”, dijo Zapatero.

Nada pasó. Países como Reino Unido, Finlandia, Alemania y Estados Unidos tienen o han tenido instituciones de esta naturaleza. Sirven para cambiar o promocionar la imagen de un país, fomentar y sostener exportaciones, ayudar a conocer la marca país y, en general, alcanzar prioridades estratégicas internacionales. Todos son elementos de mucha importancia para cualquier país. Y en particular para uno como España inmerso en una profunda crisis y donde sigue habiendo un desfase grande entre la percepción que se tiene del país y de sus empresas, y su propia realidad empresarial y socioeconómica.—
http://elpais.com/elpais/2012/05/04/opinion/1336151389_072846.html

La reforma laboral

Dice Guillermo de la Dehesa en su acertado articulo Por qué la reforma laboral es tan necesaria del 12 de abril, que una prueba palpable de la necesidad de la reforma es que los convenios suscritos por los agentes sociales han permitido que los salarios reales hayan seguido aumentando entre 2008 y 2010 mientras la tasa de empleo cayó. Otra prueba, y mucho más llamativa es que Alemania, con 82 millones de habitantes, tiene hoy alrededor de 2,6 millones de parados (menos del 6% de la población activa), el nivel más bajo desde 1991, mientras que España, con 46 millones de habitantes, tiene más de cinco en paro (el 23%), lo cual supone el nivel más alto de los últimos 15 años. Y esta diferencia tan enorme no se explica por el modelo alemán de reducción de jornada (kurzarbeit) donde el sector público financia una parte del salario del trabajador (el 60% de la mitad de su sueldo) a cambio de que la empresa no lo despida. La otra mitad la sigue pagando la empresa y como contraprestación recibe bonificaciones en sus cotizaciones a la Seguridad Social.— William Chislett. Colaborador del Real Instituto Elcano, Madrid.

http://elpais.com/elpais/2012/04/16/opinion/1334578624_357520.html

Guiris y nativos

A cuenta de un artículo que publicó en este periódico nuestro querido William Chislett, el inglés que más sabe de la España actual, se generó en la mesa una discusión interesante. Su artículo, búsquenlo porque merece la pena, versaba sobre cómo la reforma laboral no es la panacea para paliar el paro si no va acompañada de una mejora educativa que modifique nuestro sistema productivo. En un viaje a Canarias, el sabio Chislett constató cómo los puestos de dirección hoteleros van a parar a alemanes dado que los nativos no dominan los idiomas de los clientes que albergan.

Se me ocurría, por llevar un poco la contraria ante el entusiasmo unánime que provocaba la tesis de don William, que a este país nuestro, que necesita con urgencia una mejora en la enseñanza de idiomas, llegaron desde hace décadas alemanes e ingleses que incluso se establecieron en la costa mediterránea o en el sur cuando les llegó la jubilación. Mi impresión, en absoluto científica sino de mera observación, es que se enamoraron de un país rural, sencillo, barato, con un paisaje encantador y mejor clima. No aprendieron, en general, ni una palabra de español y, poco a poco, el espabilado camarero gaditano o mallorquín fueron adiestrándose en el manejo de las lenguas foráneas hasta facilitar a las nuevos paisanos un micro mundo a su medida, en el que no había cartel o menú que no estuvieran en su idioma de origen.

Lejos de mí negar la importancia de saber idiomas, al menos, en lo que se refiere a dominar lo básico del inglés del otro William insigne, pero mi impresión es que si España se ve forzada a abaratar en un futuro su turismo será debido a la destrucción sistemática del paisaje, algo en lo que han colaborado con entusiasmo la clase política y la falta de educación local, por qué no decirlo. Lo del inglés o el alemán lo podremos remediar pero esto otro…
http://elpais.com/elpais/2012/02/07/opinion/1328638564_172307.html